viernes, 27 de mayo de 2011

Tipologías de Liderazgo

Dejad que rescate unos interesantes contenidos que suelen surfear por la web, añadiendo un poquitín de condimento personal rico, rico, rico.

Desde los albores de las teorías sobre liderazgo se han distinguido diferentes tipologías que corresponden a determinados tipos de organización y formas de Dirección de grupos humanos.

Liderazgo Democrático

Como su nombre indica es el caracterizado porque es el grupo quien interviene en la toma de decisiones sobre las propias actividades del grupo, siendo el líder un conductor de la discusión del grupo. Su papel es de participante, guía y moderador que no menosprecia la participación de los demás miembros, actuando dentro de las normas establecidas por el mismo grupo.

Las reacciones positivas que generan los líderes democráticos suelen ser de un ambiente de camaradería, participación justa y equitativa, que puede ir unida a una producción razonablemente satisfactoria. La parte negativa de este Liderazgo es que pueden surgir voces no cualificadas pero autorizadas por la misma doctrina democrática del grupo, o distorsiones en la toma de decisiones.

Liderazgo Liberal (Laissez faire)

Aunque el término puede llevar a engaños, en la teoría de liderazgo se refiere a un liderazgo que no se acaba de asumir completamente. Es decir, que el líder es uno más en todos los sentidos, pecando o bien de dejadez o de flexibilidad extrema. Deja al grupo a su propia deriva y se mantiene pasivo.

Con este tipo de liderazgo las reacciones son más negativas que positivas, pues vienen de la mano de la improductividad al pasar tiempo y tiempo sin que nadie asuma las decisiones. Se percibe una clara desorientación, falta el consenso y, lo más peligroso de todo, una posible desintegración del grupo por falta de solidez.

Liderazgo Autoritario

Aquel en el que el líder toma todas las decisiones y supervisa las actividades de todos aquellos bajo su responsabilidad. Puede escuchar al Grupo pero finalmente es él quien toma todas las decisiones.

Con esta tipología se encuentran presentes dos tipos de reacción que vienen marcadas ya no por el estilo de liderazgo, sino por la personalidad y eficacia del líder. La primera es la reacción pasiva, cuando el grupo acepta las condiciones establecidas y su producción es solamente la necesaria. Si el líder escucha y asume las consecuencias de sus decisiones, el grupo puede sentirse reconfortado y formando parte de un gran proyecto. Si no lo hace, o siempre es su visión la que prevalece, entonces podemos pasar a la segunda reacción.

Es la llamada reacción agresiva, en la que el grupo se manifiesta con la presencia de victimas expiatorias, mínima producción e incluso nula si el líder no está presente. En este grupo existe mucha agresión contenida, frustración y poca satisfacción personal.

Sin embargo, el desarrollo organizacional ha permitido ir un poco más allá y ampliar esta tipificación tradicional presentando Tres nuevos tipos de liderazgo:

Líder Centrado en el Grupo (G)
Líder centrado en el Líder (L)
Líder Descentrado (D)

Esta tipología se estructura a partir de dos componentes. El primero de ellos es el manejo de los participantes, es decir el grado de libertad que concede el líder a los participantes del grupo, y el segundo es el grado de acercamiento emocional del mismo líder hacia el grupo.

El liderazgo centrado en el grupo (G) es un liderazgo que se orienta hacia la meta y los colaboradores. Los colaboradores disponen de mucho espacio para la creatividad y realización de sus tareas sin que pierda el manejo a través del líder. El control está orientado hacia el asunto y no hacia la persona, hay información mutua y los colaboradores participan en el proceso de toma de decisiones. El líder tiene una relación emocional positiva con sus colaboradores, está abierto a preguntas y sugerencias, defiende a sus colaboradores hacia afuera y facilita un clima positivo en el grupo.

El Liderazgo centrado en el Líder (L) se caracteriza por una estructuración y asignación de tareas a través de un manejo intencionado de las actividades del grupo y un control detallado de la realización de la tarea. Las metas son dadas y las decisiones también. El espacio de los colaboradores es mínimo. Asimismo, hay dos variantes extremas con relación a los colaboradores. Primero un distanciamiento pronunciado, lo cual los colaboradores viven más bien como rechazo y frialdad emocional y en segundo lugar un acercamiento patriarcal (jovial) que es en el fondo una relación asimétrica (padre- hijo).

El Liderazgo Descentrado (D) es aquel que se conduce descentradamente, el líder no maneja ni influye en las actividades del grupo. Los colaboradores no tienen límites en su conducta de trabajo. Tampoco encuentra apoyo. Aquí la relación con sus colaboradores es principalmente neutral aunque también puede ser distanciada o de cercanía. El líder no influye en las relaciones entre los miembros del grupo.

Está claro que cada tipo de liderazgo puede asumir su función de acuerdo con las circunstancias especificas en que cada líder y grupo se encuentren. Además, cada autor ha definido y clasificado de forma diferente, resaltando y matizando diferentes aspectos que nos ayudaban a identificar el perfil de los distintos líderes de una organización con base a su actuación y el ejercicio de su liderazgo. Sin embargo, resultaría difícil y aventurero definir un estilo de liderazgo único que de resultados en todas las organizaciones y con todos sus miembros.

Lo más importante y lo que habría que destacar de este post es que El (buen) líder ha de saber adaptar su estilo a las condiciones dadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada